Hábitos perjudiciales para los emprendedores del futuro

equipo de trabajo

¡Quítate esos malos hábitos que frenan tu éxito!

Hoy explicaremos la influencia que tienen los hábitos dentro de tu éxito emprendedor y te diremos como luchar contra ellos.

Existen los buenos hábitos, que aún siendo buenos para tu día a día pueden afectar tu proyectos, debes analizar si lo que haces sin darte cuenta se refleja en tu trabajo.

Los malos hábitos evidentemente debes conocerlos y eliminarlos para que no influyan y frenen tus progresos.

¿Cuales son esos malos hábitos?

La mayoría de los malos hábitos que afectan tu crecimiento provienen de adicciones, como el cigarrillo, el alcohol y las drogas.

A través de los hábitos generados por adicciones puedes llegar a tener actitudes que afecten tu personalidad y te hagan tener reacciones irregulares en el trabajo como:

  • Gritar en momentos de presión
  • Estar distraído durante el día
  • Tomar malas decisiones
  • Sufrir de ansiedad
  • Poca capacidad para coordinar los movimientos
  • Te vuelves irritable

Aunque existen hábitos laborales como:

  • La impunidad
  • El procrastinar
  • La flojera
  • No planificarse
  • Las murmuraciones o chismes
  • La informalidad

Estas en situaciones pueden que parezcan “inofensivas” pero te pueden llevar a hacer cosas que perjudiquen tu vida y tu empresa.  Ya que se la mayoría de la veces estos van en contra de tu voluntad.

Los hábitos son resultados de un patrón neuronal

Los expertos aseguran que los hábitos forman parte de un patrón neuronal y están configurados en el cerebro.  Sin embargo esto puede corregirse con esfuerzo y dedicación.

El cerebro esta diseñado para sobrevivir en todas las situaciones aplicando el mínimo esfuerzo y ahorran energía.

Cuando creas un hábito que ayuda a complacer necesidades lo volvemos una rutina para zafarnos de los esfuerzos, así se vuelva perjudicial para nuestra vida.

Mientras más repitas estos malos hábitos se convierten en un reto mayor para eliminarlo pero se pueden vencer o sustituir por costumbres que te beneficien.

Vamos a matar los malos hábitos

Mentalizarte las consecuencias

Una de las claves para empezar a cambiar es pensar en lo peor que podría pasarte si sigues haciendo lo mismo. Por ejemplo:

  • Si fumas y consideras que el cigarrillo te provoca relajación, antes de hacerlo piensa en lo dañino que podría ser para tu salud y el dolor que te provocaría una enfermedad ocasionada por el tabaco.

Con esto lo que hace el cerebro es desasociar las sensaciones para programar de nuevo tu cerebro.

Quiebra el patrón siendo contundente

La costumbre que tu cerebro diseñó implica que tus reacciones ante un hábito sean las mismas siempre.

Lo que debes hacer para cambiar es hacer actividades físicas drásticas que suplante tus malas reacciones.

  • Golpea el saco de boxeo
  • Báñate con agua fría o caliente
  • Sal a correr
  • Incluso si ibas a golpear algo, golpéate a ti mismo.

Ahora piensa en algo bueno

Luego que realices el  primer paso en donde pensaste en todo lo malo que podría causarte el habito y lo hayas reemplazado por otra actividad física piensa en lo beneficioso que puede ser la nueva actividad.

Si sales a golpear el saco de box, piensa que puede ayudarte a estar en forma, a conocer nuevas personas y a liberarte de los malos hábitos.

Un espacio donde no te veas influenciado

Este paso es un poco difícil para muchos ya que no todos son capaces de alejarse de los “ambientes tóxicos” Pero mientras no tengas la voluntad suficiente para mantenerte sin recaer,  lo mejor es alejarte de los sitios que entorpezcan tu progreso.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú