Seleccionar página

Definitivamente todos en algún punto nos hemos preguntado si somos realmente felices, también esta quien afirma que no se puede ser completamente feliz y que nos definen nuestros momentos tanto buenos como malos, sin embargo hoy tenemos para ti una lista de consejos que pueden ayudarte a mejorar el indicador de la felicidad.

como ser mas felices

La felicidad es algo muy subjetivo

La felicidad es algo muy subjetivo. Cada persona piensa y siente de un modo distinto, aunque todos en realidad aspiramos a ser felices en la vida. ¿Entonces, cómo encontrar nuestro propio camino para tocar el cielo con los dedos? Ojalá hubiera un manual realmente eficaz, listo para su uso, pero no lo hay, al menos que sepamos, por lo que tendremos que luchar por la felicidad para lograrla:

•   Evita los pensamientos negativos, en el mayor de los casos no te servirán de nada

•   Aprende de las malas experiencias y saca el mejor partido de las cosas negativas.

•   Aléjate de personas toxicas que dañen tu estado de animo.

En ocasiones, no hay que luchar en absoluto

En ocasiones, no hay que luchar en absoluto. La felicidad llega así, sin esperarla, en las cosas más pequeñas: en una sonrisa, en una mirada, en un beso, en un instante de gozo… No siempre se necesita dinero. Es más, aunque el vil metal nos ayuda a sentir confort y a satisfacer algunos deseos, no garantiza la felicidad. Ser feliz es en realidad otra cosa pues, como es sabido, sólo el necio confunde valor y precio, ya lo dice la famosa frase.

Yendo a lo práctico, hay cosas que podemos hacer para mejorar nuestra sensación de felicidad con nosotros mismos y en relación a nuestros amigos, pareja o hacia el mundo que nos rodea en general.

•   Evita la presión de creer que podemos cambiarlo todo cuando no es así.

•   No tengas miedo de avanzar, incluso cuando dejas algo importante atrás.

•   No intentes forzar algo que no puede ser, déjalo ir.

Ser optimistas en relación a todo

Desde ese feo grano que nos acaba de salir en la punta de la nariz hasta sobre nuestro futuro laboral o con nuestra pareja. Todo puede salir bien o mal según el cristal con el que miremos la situación. Y, sobre todo, sin ser un inconsciente, ver siempre la parte buena de la vida es un buen modo de sentirnos mejor nosotros y los demás.

Dejar a un lado las obsesiones

No sólo porque machacar las ideas no lleva a nada bueno, sino porque perdemos tiempo que podemos dedicar a otras actividades que pueden ser un pasaporte a unos ratitos felices, como bailar, escuchar música, dar un paseo, disfrutar de un buen libro o ver una película.

•   Reflexiona pero deja ir esos pensamientos tormentosos que no aportan nada.

•   Enfoca tu mente en ideas productivas o actividades que te hagan sentir bien.

•   No te culpes por las cosas que no puedes controlar.

Estar en contacto con la naturaleza

No en vano, respirar aire puro, tumbarse en la hierba, abrazar un árbol son actividades idóneas para ensanchar nuestro espíritu. No descubrimos nada nuevo al afirmar que el alma se llena todo lo bueno en un entorno verde y puro.

•   Ir a un parque no te librara de tus problemas pero puede ayudarte a pensar

•   Planifica un pícnic con tus amigos, siempre es relajante comer al aire libre.

•   Salir a correr al aire libre ayuda a despejar la mente.

Tomar decisiones y disfrutar de las cosas pequeñas

Son, por último, dos consejos difíciles de aplicar pero tremendamente efectivos. Se trata, en suma, de ser asertivos, es decir, de practicar la solidaridad sin olvidarnos de nosotros mismos, de nuestros deseos y necesidades. Actividades tan cotidianas y placenteras como sumergirte en una lectura interesante, hacer el amor o gestos como compartir un bonito momento con tu familia o con alguien especial nos hará sentir felices.

No hay que hacer ningún esfuerzo, simplemente ser tu mismo, sacar lo mejor de ti, interésate por los demás, intercambiar una sonrisa o una confidencia o simplemente aprender a dialogaren lugar de enfurruñarnos para empezar a ser feliz.

La felicidad es algo muy subjetivo. Cada persona piensa y siente de un modo distinto, aunque todos en...