Seleccionar página

Llega un momento del día en el que lo quieres echar todo por la borda. Estás hasta arriba de cansancio y aún te quedan más cosas por hacer. Sólo miras el planning que tienes para el resto de la semana y te tiemblan hasta las rodillas.

proyecto anti estres

Inconscientemente, tratas de sobrellevar ese estrés, pero lo haces por el camino incorrecto, porque puede que te dé por estallar con quien no debes, olvidas las cosas o comes. No, no y no, esto no debe seguir.

Para que sobrevivas a ello, necesitas desconectar, desahogarte, eliminar estrés que hace que se te apague la piel, que engordes, que se te olviden las cosas que tengas un humor de indiferente, a veces, hiriente. A veces, a través de un masaje relajante, es suficiente, pero otras veces, nos quedamos cortas. Pero para eso, te traigo, una serie de ideas anti estrés que harán que vuelvas a florecer con más ganas, con más energía y más fuerte que nunca:

Kick Boxing

No tiene por qué ser un deporte de contacto. Puedes hacer los movimientos propios de este deporte en el aire o contra un saco. La segunda opción es mucho mejor, porque al haber resistencia, le das con más ganas. Descargarás energía y todos los problemas parecerán que encogen y se quedan en algo sin importancia. Además, no tiene por qué ser Kick Boxing, puede ser cualquier deporte duro que te haga retarte cada día, como el BootCamp.

Escribir casualmente

Es algo que muchos terapeutas aconsejan a sus pacientes. Si no eres aficionado a hacer deporte, o ya lo haces y no consigues el efecto deseado, esta técnica te ayudará a soltar todo aquello que no sabes cómo explicar y que quieras decir, pero tienes que callártelo. Lleva contigo una libreta y cuando estés agobiada, ábrela y ponte a escribir lo que sientes. A cada palabra que escribas, tu cuerpo se relajará.

Grábate a ti mismo

Es lo mismo que escribir, pero si lo tuyo no es estar pendiente de escribir y escribir porque no es lo suficiente rápido y quieres soltarlo ya, enciende la grabadora de tu teléfono móvil y grábate un mensaje a ti misma diciendo lo que sientes y que tienes que guardarte. Luego puedes escucharlo tranquila al final del día, pero ya no te afectará tanto.

Pintar cuadros expresa tu estado de animo

No hace falta que sepas pintar, sino hacer lo que tu cuerpo quiere, dejar que actúen tus impulsos. Los trazados se irán haciendo cada vez más tenues, hasta que te hayas calmado y desahogado.

Pasear solo

Con tu música favorita. Vive la música, siéntela e imagina que estás solo. Anda lento o deprisa, como quieras. Si quieres, pega un sprint, pero pasea y aléjate de lo que te estresa, cánsate y deja atrás los problemas.

Yoga si lo tuyo no es la acción

Siempre puedes acudir a esta técnica que requiere concentración, para recuperar la paz que necesitas en el espíritu. Gracias a la concentración, a los movimientos relajantes y a la respiración, podrás ser capaz de controlarte y liberar tensiones de una manera más pacífica.

Haz manualidades

Con papel, con cartón, en la cocina, en la costura. Lo que necesitas es, tener las manos ocupadas y concentrar tu cabeza en algo que te guste en donde sólo tú tienes el control.

Habla con una amiga

Siempre serán nuestras confidentes, las primeras en enterarse de todo lo que nos pasa y también, son las primeras que están de nuestra parte. Podrás desahogarte tomando una copa, sin temor a que te falle o a que deje de apoyarte. Escucharán pacientemente lo que tengas que decir y te ayudará muchísimo.

Son cosas que ves día a día, actividades que para muchos serán insignificantes, pero que si sabes emplearlos bien, te ayudarán y no permitirán que se te vaya la cabeza. Así que elije lo que más te guste o busca la actividad que más se amolde a ti y deja que el estrés, pase de largo.

Llega un momento del día en el que lo quieres echar todo por la borda. Estás hasta arriba de cansancio...