Seleccionar página

rincones romanticos

Un viaje de novios es una experiencia única en la vida, porque es un tiempo de soledad a dos y de gran intimidad que se comparte con quien realmente queremos. Y la vivencia resulta aún más gratificante cuando el lugar elegido hace mucho por agrandarnos esa sensación de unión.

Hay infinidad de rincones románticos para dejarse llevar en un viaje de novios, casi tantos como las formas en las que cada pareja siente su afecto y se deja seducir por el entorno. Sin embargo, hay algunas claves infalibles, que se repiten, que parecen ser comunes a los destinos románticos más inigualables. Destinos románticos que juegan en otro nivel y que parecen haber sido creados sólo para vivirlos en una escapada llena de complicidad.

No falla como uno de esos rincones románticos el que se disfruta como parte de una aventura, el que se descubre y que nada tiene que ver con el lugar de procedencia, esos lugares vivos de naturaleza tan vital, con playas exóticas, esos destinos remotos de montaña, sitios de palpitante modernidad o con un sentido retro en los que es fácil aislarse, darse la vuelta para encontrarse a gusto con la pareja.

Bora Bora

Uno de los rincones románticos para novios de ese calibre y caudal, tan lejano como exótico, es Bora Bora en la Polinesia del Pacífico, en los Mares del Sur. Con sus playas de arena blanca y con acomodo de buen nivel en bungalows palafitos alzados a pocos centímetros del agua del mar. Un océano que se oye y cuyo reflujo hasta se siente. Un destino volcánico, de corales, de fauna, eternamente verde, que asalta la vista. Un destino para nunca olvidar.

Whidbey Island

Un destino para novios alternativo todo soledad natural, pero diferente, puede ser el de la Whidbey Island, en el estado norteamericano de Washington. Apenas a veinte minutos en ferry desde el centro de Seattle, pero suficientes para que impere la ley del silencio. Un paraíso refugio de ballenas formado por aguas costeras, interiores, armado en bosques de squoias gigantes y playas de guijarros para perder los pasos bajo la atenta mirada de una fauna costera que anida y emigra por temporadas pero que llena el cielo de la isla.

¿Un lugar en el que aislarse en medio de todo en un viaje romántico?

Nueva York, pero no cualquier lugar de la Gran Manzana. Un apartamento, un loft, un ático alto con vistas al skyline neoyorkino, para vivir el frenesí de una ciudad de película desde la intimidad de ventanales ¿cómo no? Alejados del mundanal ruido, pero con todas las opciones de turismo activo y diversión abiertas en la calle.

Chassignolles

Para vivir por todo lo alto un viaje de novios.., de altura, una referencia en el mapa, en el mapa de Francia, la pequeña población de Chassignolles junto al Parque Nacional de Livradis-Forez y su espléndido bosque. Una pequeña villa muy rural, muy típica, a 1.500 metros sobre el nivel del mar, en el punto de la punta del compás de todos los círculos de equidistancias del país, a tiro de piedra de la mejor gastronomía de la Francia del Alto Loira.

¿Intimidad y silencio?

Un destino ideal con esas características de los rincones románticos cercanos a la isla canaria de Tenerife es Fez, en Marruecos, pero Fez y sus riads. Los riads son casas tradicionales árabes que se cierran hacia adentro entre patios y dan la espalda a la intensa y bulliciosa vida urbana de la medina. Muchos de ellos han sido reconvertidos en pequeños hoteles con encanto sin que hayan perdido su silencio y un inequívoco estilo familiar entre rumores de agua corriente, vegetación y fuentes. Y el desierto a un paso.

Destinos para vivir unas vivencias que recordar y que el paso del tiempo volverá aún mejores como sucede con todo lo que se siente con placer y se disfruta con quien se desea. Lugares para perderte.

Rincones románticos que llaman a tus sentidos.

Un viaje de novios es una experiencia única en la vida, es un tiempo de soledad a dos y de gran intimidad